La importancia de las Terápias Manuales y el Deporte

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:BLOG
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Todo deportista debe cuidar su cuerpo

En la visita al NATURÓPATA MANUAL vamos a centrar las siguientes líneas, y es que la terapia manual es, fundamental en la competición. Este no se basa en una técnica tradicional de masaje, sino que el trabajo es más profundo e intenso, teniendo otras finalidades aparte de la relajación de los músculos.

¿Cuál es el propósito de la terapia manual?

El tejido muscular de un deportista debe ser controlado en todo momento, evitando así elongaciones, roturas, micro roturas inesperadas o acortamientos. De esta manera evitar o disminuir la fatiga de los músculos,  eliminar residuos, toxinas, re-alinear las fibras musculares y activar la circulación habitual en reposo de la sangre por todo el cuerpo.

Toda sesión cargada de ejercicios físicos de alta intensidad, debe ir acompañada de una buena terapia manual centrada en estas finalidades y estas zonas mayormente implicadas. Conseguiremos así una recuperación completa de todo el cuerpo y una preparación óptima para la próxima actividad deportiva.

Frecuencia

Podemos aplicar terapia manual antes y después de la competición. Con ello, conseguiremos una mayor seguridad con nuestro cuerpo.

Tu cuerpo lo agradecerá y tú también al ver cómo la actividad deportiva posterior se te hace algo más llevadera y sencilla, teniendo que realizar menores esfuerzos para realizarla de la mejor forma y más eficaz.

La terapia manual combina estiramientos, compresiones, presiones, fricciones, tonificaciones, manipulaciones.

Etapas de la terapia manual

Para llevar a cabo una rutina de terapia manual, el deportista debe someterse a varias sesiones divididas de la siguiente forma:

  • Pre-competición: antes de la competición se debe realizar una primera sesión de terapia manual, concretamente entre unas 5 y 48 horas antes de la actividad o un duro entrenamiento. En este momento la terapia servirá para aumentar la circulación sanguínea, temperatura, la elasticidad muscular y reajustar cualquier desequilibrio estructural.
  • Post-competiciónesta fase de la terapia se debe aplicar entre las 24 y 48 horas después del fin de la actividad y cinco horas como máximo. En esta ocasión, con dicha terapia se facilita la desaparición de las contracturas y toxinas provocadas por el sobre entrenamiento deportivo. Del mismo modo mejoraremos el aporte sanguíneo a los músculos trabajados..
  • Mantenimiento: para todo deportista que pueda permitírselo. La terapia  de mantenimiento deberá aplicarse con un objetivo claro, encontrar posibles disfunciones de todo tipo. Se debe llevar a cabo, como modo más razonable y recomendable, cada dos semanas. Como finalidad también tendremos la eliminación de la fatiga muscular y el mantenimiento de buen grado o nivel de elasticidad.

¿Y tú, cuidas tu cuerpo cuando haces deporte?

Deja una respuesta